23 octubre 2014

Presente 74 | 5 coisas que aprendi com as situações negativas

Por: Víctor Rafael
Tradução: Junior Dionizio

Para você que escolheu me apoiar em meio a situação que atravessei sem julgamentos nem condições. Estarei eternamente grato.

As experiências que vivi meses atrás me impulsionaram a ver as relações com os demais como uma caixa de surpresas. Qualquer coisa pode acontecer. Ainda que muitas vezes nos sentimos felizes em um relacionamento, independente do tipo que ela seja, em outras podemos chegar a sentir frustração, raiva e no pior dos casos, decepção. Você já passou por isso?

As experiências negativas que vivi até hoje como resultado dos meus relacionamentos me tem ajudado a desenvolver o meu caráter e mais que isso a praticar o amor em todas as suas dimensões. Tem sido um processo bastante difícil porque o amor, ainda que digam que é tudo, é a decisão mais difícil de tomar. O amor se manifesta nas pequenas decisões diárias no que é livre e simples.

Posso fazer referência aos últimos quatro meses e como os responsáveis de ter me presenteado experiências tão negativas que as pude usar para crescer, aprender e sobre tudo amar. Esses meses me mostraram uma maneira funcional de relacionar-me com as pessoas ao meu redor, através das situações negativas aprendi a...

Dar meu 100% ou nada
Não se trata do que possa receber, mas do que possa dar. Aprendi a me ocupar em dar tudo porque quando me falem ou sinta que me feriu, meu coração descansará na paz que só o amor pode dar. Se o que você quer receber é amor dá todo o amor que possas, eventualmente ele voltará para você.

Aceitar os demais como eles são
Cada pessoa é diferente, não há duas pessoas iguais no mundo. Esta atitude pode fazer uma diferença significativa nas suas relações. Quando aceito os demais tal qual são, estou ao mesmo tempo aceitando e dando valor a sua liberdade. Lembre que qualquer relação se nutre precisamente disso, das diferenças de personalidade que a compõem. 

Crescer em empatia 
Muitas vezes as pessoas tomam decisões que nos afetam. É certo que em muitas ocasiões essas decisões nos doem muito, mas também é certo que por trás de cada decisão há uma história que nunca foi contada. As pessoas em muitas ocasiões permitem que seu passado determine seu presente e isso os influencia a tomar decisões que não necessariamente representam o que verdadeiramente sentem. Nessa perspectiva a única coisa que podemos controlar é a empatia com que vamos passar por essa situação. Pessoalmente esse passo tem sido a chave em meio aos processos dolorosos. A empatia me permite viver a minha dor, reconhecer e respeitar a dor de outra pessoa. 

Desfrutar cada instante
Desfruta cada instante junto das pessoas que você ama como se fosse o último. Desfruta-os, mas com alegria e não com tristeza, pois não nascemos para viver eternamente sobre a Terra. Viva cada instante consciente de que em qualquer momento a pessoa que está mais próxima de você pode partir e não necessariamente porque morreu. As pessoas também partem do nosso lado na vida. Desfruta e vive seus relacionamentos de maneira tal que quando se apresente um momento de separação, por qualquer razão que seja, possas recordar as pessoas com amor e gratidão. 

Amar em liberdade
Amar em liberdade é o mais difícil que tenho que aprender. Amar em liberdade é amar ainda quando sabes que esse amor implica em fazer coisas que em qualquer outra circunstância não farias. Amar em liberdade é reconhecer que me amo e que esse amor não está condicionado a se as outras pessoas me amam ou demonstram. Amar em liberdade é reconhecer ainda na distância o amor de outra pessoa, é reconhecer que nada me pertence. É respeitar a liberdade de escolha de cada pessoa, inclusive a minha.

Certamente as relações com os outros podem ser algo muito difícil de lidar. Na medida que possa, pratica esses cinco princípios e verás como, pouco a pouco, sua maneira de relacionar-se com os outros mudará positivamente. Lembra que estamos em constante relação com os demais assim que algumas vezes por eleição e outras por obrigação nos veremos na necessidade de desenvolver estratégias saudáveis para manejar os conflitos.

 As relações com os demais nos faz crescer, pois as pessoas ao nosso redor são os canais que Deus usa para agir diretamente em nós... para dar forma ao nosso coração. 

Ponto de reflexão: As situações negativas deixam de ser negativas quando começo vê-las como uma oportunidade para crescer.

Questão a responder: Quais são as experiências negativas que mais me marcaram? O que posso dizer que aprendi com elas?

O que o dia me presenteou é para você.

@victor_rafael9 | @eldiameregalo 

Lo que el día me regaló © 2014 


Creative Commons License
Presente 74 | 5 coisas que aprendi com as situações negativas by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

02 octubre 2014

Regalo 74 | 5 cosas que aprendí de las situaciones negativas

Por: Víctor Rafael

Para ti que escogiste apoyarme en medio de la situación que atravesé sin juicios, ni condiciones. Estaré eternamente agradecido. 

Las experiencias que viví los pasados meses me impulsaron a mirar las relaciones con los demás como una caja de sorpresas. Cualquier cosa puede suceder. Aunque muchas veces nos sentimos felices dentro de una relación, independientemente del tipo de relación que sea, otras tantas podemos llegar a sentir frustración, enojo y en el peor de los casos, decepción. ¿Alguna vez te ha pasado?

Las experiencias negativas que hasta hoy he vivido como resultado de mi relación con las demás personas me han ayudado en gran medida a desarrollar mi carácter y más que eso a practicar el amor en todas sus dimensiones. Ha sido un proceso sumamente difícil (y todavía lo es hoy) porque el amor, aunque dicen que lo es todo, es la decisión más difícil de tomar. El amor se ve manifestado en las pequeñas elecciones diarias por lo que es libre y simple.

Puedo hacer referencia a los pasados cuatro meses como los responsables de haberme regalado experiencias tan negativas que las pude usar para crecer, aprender y sobre todo amar. Estos meses me mostraron una manera funcional de relacionarme con la gente a mi alrededor, a través de las situaciones negativas aprendí a…

Dar mi 100% o nada

No se trata de lo que pueda recibir, más bien de lo que pueda dar. Aprendí a ocuparme  por darlo todo porque aún cuando me fallen o sienta que me hirieron, mi corazón descansará en la paz que solo el amor puede dar.  Si lo que quieres recibir es amor da todo el amor que puedas, eventualmente este volverá a ti y así pasa con todo.

Aceptar a los demás tal y como son

Cada persona es distinta, no hay dos personas iguales en el mundo. Esta actitud puede hacer una diferencia significativa en tus relaciones. Cuando acepto a los demás tal cual, estoy al mismo tiempo aceptando y validando su libertad. En la medida que aceptes las distintas personalidades te darás cuenta que la vida, porque sí, se vuelve sencilla. Recuerda que cualquier relación se nutre precisamente de eso, de las diferencias en la personalidad de las personas que la componen.

Crecer en empatía

A menudo las personas toman decisiones que nos afectan. Cierto es que en muchas ocasiones estas decisiones nos duelen mucho, pero también es cierto que detrás de cada decisión hay una larga historia que posiblemente nunca ha sido contada. Las personas en muchas ocasiones permiten que su pasado determine su presente y esto los impulsa a tomar decisiones que no necesariamente representan lo que verdaderamente sienten. En ese sentido lo único que podemos controlar es la empatía con la que vamos a manejar la situación. Personalmente este paso ha sido clave en medio de los procesos dolorosos. La empatía me permite vivir mi dolor y reconocer y respetar el dolor de la otra persona.

Disfrutar cada instante

Disfruta cada instante junto a los seres que amas como si fuera el último. Disfrútalos pero con alegría y no con tristeza, después de todo no nacimos para vivir eternamente en la Tierra. Atesora y vive cada instante consciente de que en cualquier momento la persona que está más próxima a ti puede partir y no necesariamente porque murió. Las personas también parten de nuestro lado en vida. Disfruta y vive tus relaciones de manera tal que cuando se presente un momento de separación, por las razones que sean, puedas recordar las personas con amor y gratitud.

Amar en libertad

Amar en libertad es lo más difícil que he tenido que aprender. Amar en libertad es amar aún cuando sabes que ese amor implica hacer cosas que en cualquier otra circunstancia no harías. Amar en libertad es reconocer que me amo y que ese amor no está condicionado a si las demás personas me aman o me lo demuestran. Amar en libertad es reconocer aún en la distancia el amor de otra persona, es reconocer que nadie me pertenece. Es respetar la libertad de elección de cada persona, incluso la mía. 

Ciertamente las relaciones con los demás pueden ser algo muy difícil de manejar. En la medida que puedas practica estos cinco principios y verás como, poco a poco, tu idea y manera de relacionarte con los demás cambiará positivamente. Recuerda que estamos en constante relación con los demás así que unas veces por elección y otras por obligación nos veremos en la necesidad de desarrollar estrategias saludables para manejarnos en medio de los conflictos.


Las relaciones con los demás nos hacen crecer, pues las personas a nuestro alrededor son los maestros en los que Dios se presenta para trabajar directamente con nosotros… para darle forma a nuestro corazón.

Punto de reflexión: Las situaciones negativas dejan de ser negativas cuando las comienzo a ver como una oportunidad para crecer. 

Pregunta para contestar: ¿Cuáles son las experiencias negativas que más me han marcado? ¿Qué puedo decir hoy que aprendí de ellas? 

Lo que el día me regaló es para ti. 



Creative Commons License
Regalo 74 | 5 cosas que aprendí de las situaciones negativas by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.


11 septiembre 2014

Presente 73 | A Oportunidade de se amar

Por: Víctor Rafael
Tradução PT-BR: Junior Dionizio

Desde que não haja consequências negativas, não há ação comprometida.

É lamentável que o conhecimento não necessariamente implique em ação, ou seja, muitas vezes há coisas que sabemos que nos faz mal, mas não fazemos nada para mudar a situação com responsabilidade. Brincamos com fogo, nós fazemos vista grossa e ao final, quando o dano já é irreparável, a vida nos detém com um... “Não há como voltar atrás.”
Para contextualizar e falar um pouco sobre mim, vou contar uma história em duas versões:

Versão 1: O que digo que aconteceu

Há alguns sábados atrás amanheci com uma dor insuportável na coluna. Com as pernas dormentes, me levaram a emergência do hospital do povoado onde vivo. Ali me fizeram os exames pertinentes e devido à gravidade dos sintomas me transferiram da emergência para o Centro Médico de Porto Rico. Lá me disseram que tinha uma hérnia de disco e que teria de ir a um neurocirurgião. Passei quatro dias no hospital, e mesmo tendo melhorado, a dor persiste e minha participação nas atividades diárias é, por obrigação, limitada.

Versão 2: O que realmente aconteceu

Há quatro anos sofri um acidente de carro. Hoje estou vivo milagrosamente, pois os danos que o carro sofreu foram devastadores. Nessa ocasião machuquei minha coluna e irresponsavelmente não conclui meu tratamento. Minha mãe sempre me dizia para retomar o tratamento e eu nunca lhe dei ouvidos, até que há vários sábados atrás me levantei com minhas pernas dormentes e a dor me obrigou a ir ao hospital. A hérnia de disco foi o resultado de vários anos de abandono, irresponsabilidade e procrastinação. Hoje, mesmo estando melhor, a dor persiste e minha participação normal nas atividades diárias é, por obrigação, limitada.

Hoje estou vivendo as consequências de algo que poderia ter evitado. Não carregarei esta ideia de negação por toda minha vida, ao contrário, escolhi aprender com isso e descobri que há muitas outras coisas em minha vida pelas quais ainda tenho algo a fazer. Responsavelmente retomarei meu tratamento e ao mesmo tempo me darei à oportunidade de olhar para o que nesse momento requer minha atenção. 

Faça uma pausa e observe, quais coisas na sua vida estão lhe fazendo mal? Os maus relacionamentos, os vícios, o orgulho, a ira, a falta de amor próprio...

Foto | Alex Colón © 2014
Quero te fazer um chamado. Muitas vezes ficamos sentados observando como nos machucamos e quando é demasiado tarde pretendemos remediar o que é irremediável. É por essa razão que hoje te convido a romper com os vícios, os maus relacionamentos, os maus hábitos, o orgulho, a ira, a falta de amor e com todas aquelas coisas que sabes que não te faz bem. Isso lacera teu coração e sobre tudo não permite ver o verdadeiro sentido da vida.

Não é valente quem provoca a guerra e logo sai correndo do campo de batalha. Iniciaste uma guerra dentro de ti e buscaste em algum momento lidar com a dor refugiando-se em algo que dói igualmente. Mas hoje, consciente do que faz e da capacidade que tem para lidar responsavelmente com as consequências de suas ações presenteia-te a oportunidade de ser livre, ou o que é melhor, a oportunidade de se amar.

Ponto de reflexão: Os vícios, as dependências, os maus hábitos, maus relacionamentos, a falta de amor próprio e qualquer questão que me causa dano não me permite viver em plenitude. 


Questão a responder: Que conduta está acabando com a minha relação comigo e com os demais? Que coisas tenho que lidar em minha vida a partir de hoje se quero viver em plenitude?



Creative Commons License
Regalo 73 | A oportunidade de se amar by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

04 septiembre 2014

Regalo 73 | La oportunidad de amarte

 Por: Víctor Rafael 

Hasta que no hay consecuencias negativas, no hay acción comprometida.

Es lamentable que el conocimiento no necesariamente implique acción, es decir, muchas veces hay cosas que sabemos que nos hacen daño pero no hacemos nada para manejar la situación con responsabilidad. Jugamos con el fuego, nos hacemos de la vista larga y al final, cuando ya el daño es irreparable, la vida nos detiene con un… “No hay vuelta atrás.”

Para poner esto en contexto y hablarte un poco sobre mí, voy a contarte una historia en dos versiones distintas:

Versión 1: Lo que digo que pasó

Hace varios sábados atrás amanecí con un dolor de espalda insoportable. Con mis piernas adormecidas, me llevaron a la sala de emergencias del hospital del pueblo donde vivo. Allí me hicieron las pruebas pertinentes y dado a la gravedad de los síntomas me transfirieron de emergencia al Centro Médico de Puerto Rico. Allí me dijeron que tenía un disco herniado y que me tendría que ver un neurocirujano. Pasé cuatro días en el hospital y al sol de hoy, aunque he mejorado, el dolor sigue presente y mi participación normal en las actividades diarias es, por obligación, limitada.

Versión 2: Lo que en realidad pasó

Hace cuatro años tuve un accidente de auto. Milagrosamente estoy vivo hoy pues los daños que sufrió el carro fueron devastadores. En esa ocasión mi espalda se vio lastimada e irresponsablemente no terminé mi tratamiento. Mi madre siempre me decía que retomara el tratamiento y yo nunca le hice caso, hasta que hace varios sábados atrás me levanté con mis piernas adormecidas y el dolor me obligó a ir al hospital. La herniación en el disco fue el resultado de varios años de abandono, irresponsabilidad y procrastinación. Hoy, aunque he mejorado, el dolor sigue presente y mi participación normal en las actividades diarias es, por obligación, limitada.

Hoy estoy viviendo las consecuencias de algo que pude haber evitado. No cargaré esta idea de negación toda mi vida, contrario a eso, escogí aprender de esto y descubrí que hay muchas otras cosas en mi vida por las cuales aún queda algo por hacer. Responsablemente retomaré mi tratamiento y al mismo tiempo me daré la oportunidad de manejar lo que en este momento requiere mi atención.

Haz un alto, para, mira, ¿qué cosas en tu vida te están haciendo daño? Las relaciones no funcionales, los vicios, el orgullo, la ira, la falta de amor propio…

Foto | Alex Colón © 2014
Quiero hacerte un llamado, sal de la contemplación. Muchas veces nos quedamos sentados observando como nos dañamos y cuando es demasiado tarde pretendemos remediar lo irremediable. Es por esta razón que hoy te invito a romper con los vicios, las relaciones no funcionales, los hábitos dañinos, el orgullo, la ira, la falta de amor y con todas aquellas cosas que sabes que no te hacen bien. Esto lacera tu corazón y sobre todo no te permite ver el verdadero sentido de la vida.

No es valiente quien hace explotar la guerra y luego sale huyendo del campo de batalla. Hiciste estallar una guerra dentro de ti y buscaste en algún momento manejar el dolor refugiándote en algo que igual duele. Pero hoy, consciente de lo que haces y de la capacidad que tienes para manejar responsablemente las consecuencias de tus acciones regálate la oportunidad de ser libre, o lo que es mejor, la oportunidad de amarte.

Punto de reflexión: Los vicios, conductas adictivas, malos hábitos, relaciones no funcionales, la falta de amor propio y cualquier gestión que me haga daño no me permiten vivir en plenitud.


Pregunta para contestar: ¿Qué conductas están lacerando mi relación conmigo y los demás? ¿Qué cosas tengo que manejar en mi vida a partir de HOY si quiero vivir en plenitud?



Creative Commons License
Regalo 73 | La oportunidad de amarte by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

07 agosto 2014

Regalo 72 | Frustración: ¿Cómo manejarla?

Por: Víctor Rafael 

No era bienvenida la frustración en mi vida hasta el día que decidí sentarme a hablar con ella. 

Desde muy pequeños hemos sido programados para que todo salga tal y como lo planificamos. Esto sin lugar a dudas crea en nosotros una idea de seguridad y optimismo que con el pasar del tiempo, cuando nos encontramos cara a cara con la realidad de la vida y las situaciones que esta trae puede resultar en lo que conocemos como la frustración. Una cosa lleva a la otra porque jamás o muy pocas veces, las personas que nos vieron crecer se tomaron la molestia de decirnos que en algún momento de la vida las cosas podrían no salir como las planeamos. Y no hay nada de malo en pensar que las cosas podrían siempre salir bien, pero la realidad de todo es que siempre hay espacio para que pase todo lo contrario a lo que queremos. 

Igual que tú, he atravesado por muchísimos momentos de frustración. De hecho, decidí escribir esto después de haber pasado por una situación frustrante. No me gusta para nada sentirme frustrado y para serte honesto es una de las cosas más difíciles de manejar para mí. Consciente de que no existe ningún antídoto para evitar este sentimiento me vi en la obligación de inventarme una manera para salir a flote en medio de todo ese enredo existencial. Cuando la Señora Frustración decide visitarme me apoya muchísimo: 

Permitirme sentir

Lo peor que hice en algún momento de mi vida fue reprimir los sentimientos que venían acompañándola. Pude haber sentido tristeza, enojo, decepción pero no era honesto conmigo. Jugaba a engañarme haciéndome creer que nada me importaba. Con el pasar del tiempo aprendí que cuando le doy libertad los sentimientos la carga se hace mucho más liviana. Me permito sentir y poco a poco voy encontrando la paz que tanto busco en medio de la crisis. En cierta forma le abro la puerta a los sentimientos para que vayan fuera de mí. 

Escuchar su mensaje

Ciertamente la frustración no posee una voz audible pero sin lugar a dudas viene cargada de un mensaje transformador para mi vida. La frustración siempre muestra, sin palabras, el lugar donde NO quiero estar. 

Ver en qué fallé 

Aunque no tengo control de la mayoría de las cosas que pasan a mi alrededor es necesario pararme a mirar responsablemente lo que hice. Por ejemplo; si fracasé en un examen es posible que no haya estudiado lo suficiente. En esta ocasión como en muchas otras fallé y como era de esperarse llegó la frustración. No puedo pedir manzanas a un árbol de peras y de igual manera no puedo esperar resultados extraordinarios haciendo cosas ordinarias. No siempre tengo el control de la situación pero un esfuerzo genuino de mi parte puede ser la diferencia siempre entre lo que tengo y lo que quiero. 

Soltarla 

No es necesario golpearme o maltratarme prolongadamente. Dejo entrar la frustración y cuando me siento listo la suelto. Tengo tiempo únicamente para sentir, escuchar y luego ver en qué fallé. El resto del tiempo lo invierto buscando maneras para salir y razones para seguir adelante. 

A fin de cuentas la frustración no es tan mala como parece, en muchas ocasiones es el instrumento que Dios ha usado para poner un freno a mis planes y darle paso a los de Él. Dios no quiere que sea infeliz, que esté triste y mucho menos quiere dañarme pero hay veces que mi humanidad me impulsa a lugares donde no debo estar y ahí Él se vale de lo que sea para mostrarme el camino a seguir. Esta gran verdad me ha ayudado a ver en la frustración la mano de Dios guiándome, dirigiéndome, protegiéndome. Él nos dice diariamente; Porque como los cielos son más altos que la tierra, Así Mis caminos son más altos que sus caminos, Y Mis pensamientos más que sus pensamientos. (Isaías 55: 9) 


La próxima vez que la frustración llegue a visitarte déjala entrar. Estoy seguro de que cuando se vaya vas a ver la bendición de Dios sobre tu vida. ¡Ánimo! 

Punto de reflexión: La frustración es un instrumento en las manos de Dios. 

Pregunta para contestar: Consciente de que la frustración es un instrumento en las manos de Dios, ¿qué cosas me apoyarían para manejar situaciones de este tipo? 



Creative Commons License
Frustración: ¿Cómo manejarla? by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.


21 julio 2014

El día que dejé de sentir a Dios.

  • El día que dejé de sentir a Dios en mi vida aprendí que Él no es un sentimiento, es una realidad.
    A través de la historia cientos, miles de Cristianos y Cristianas han expresado haber atravesado por algo llamado, desierto espiritual. La Madre Teresa de Calcuta, por mencionar a alguien de nuestros tiempos, confesó en diversas ocasiones haber vivido por años la experiencia del llamado Desierto Espiritual. Job, narró en su libro cómo se sintió y la desesperación que experimentó al ver cómo perdió todo. David, en el Salmo 10: 1 le cuestionó a Dios; “¿Por qué estás lejos, oh Señor, Y te escondes en el tiempo de la tribulación?”. Incluso Jesús expresó en la cruz; “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Mt 27: 46). Todos en algún momento sintieron un vacío tan grande en su corazón que se pensaron solos.

    Es interesante porque cuando vamos a lo físico o concreto un desierto no es otra cosa que un espacio seco, árido, solitario y con poca vegetación. Pero no es de ese desierto del que quiero hablarte, mucho menos ese el desierto por el que atravesaron estas personas, no es por el que atravesé recientemente, el Desierto Espiritual del que hablamos se podría definir como la “ausencia de Dios en la vida humana” en pocas palabras es como si Dios en algún momento hubiese pensado que esconderse de nosotros fuese una bonita idea. Aunque Dios no juega a las escondidas, sí prueba nuestra fe y en ocasiones se mantiene en silencio mientras observa.
    Es posible que tú en algún momento hayas experimentado también la aparente desaparición de Dios, o como si fuera poco, es probable que en este preciso momento estés caminando por el desierto. Cosas como, la pérdida del sentido de la vida, desánimo, confusión, angustia, soledad e insensibilidad se han vuelto la regla de tus días y buscas desesperadamente una salida a todo esto.
    Recientemente atravesé por esto, sé lo que se siente y sobre todo sé lo importante que es tratarlo. Y aunque no hay un antídoto para evitar pasar por el Desierto es de suma importancia que en medio del Desierto reconozcas la brújula que te ayudará a salir. Aquí tres cosas que me apoyaron en medio de mi proceso:
    Sincérate con Dios
    “Pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá.” (Mt 7:7) Es válido llorar, enojarse, patalear, pero lo más importante de todo es mantenerte firme en oración. Aunque creas que no te escucha él sí lo hace. Pareciera que tu oración rebota contra el techo de tu habitación pero no, Dios está siempre cerca. Él escucha, acoge y da valor a tu oración, pero también quiere hacerte madurar en el camino de la fe… no pierdas la certeza de lo que esperas. Confía, Dios a su tiempo hará. De eso se trata la fe.
    Busca apoyo
    “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.” (Eclesiastés 4: 9- 10) Habla con alguien de confianza, cuéntale como te sientes y sobre todas las cosas pídele que te acompañe en oración. Bien podría ser un amigo o amiga, un pastor, un sacerdote, o cualquier persona de FE en la que confíes. Habrá así más de una voz pidiendo por una misma intención, tendrás una mano amiga y alguien en quién refugiarte cuando más lo necesites.
    Reconoce a Dios
    “Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas.” (Proverbios 3: 6) Busca ver la presencia de Dios en todo y él aparecerá frente a ti. Verás que en el camino siempre habrán señales que te llevarán a él. Declara que Dios está presente en tu vida y él te mostrará el camino para salir.
    En último lugar, en medio del Desierto Espiritual que atravesé escuché claramente la voz de Dios hablando a mi vida. Buscaba a Dios y no lo veía, no podía reconocerlo. Desde siempre, cuando cerraba mis ojos y meditaba, pensaba en un paraíso, en cosas hermosas, cascadas, brisa fresca, flores… esas cosas me hacían recordar a Dios. Pero Dios en su amor habló a mi corazón y dijo; “¡Hasta los cactus son parte de mi creación!” Así que ahora no se trata de que estoy pasando por el desierto, ahora se trata de reconocerlo hasta en los cactus de la vida.
    Dios está en todo lo que hacemos, vemos, sentimos, y hasta el Desierto es parte de su creación. En medio de la dificultad Dios está, en medio del dolor Dios está, en medio de la prueba Dios está… observándote, viéndote crecer, mostrándote las maneras en que Él se hace presente en la vida. El Desierto ya no representa la ausencia de Dios en mi vida, ahora es el espacio por donde Dios me acompaña en silencio para hacerme ver lo todo lo que puedo llegar a ser cuando confío en Él aunque no lo escuche.
    ¡Crecerás!



    Creative Commons License
    El día que dejé de sentir a Dios. by Víctor Rafael is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.